?

Log in

 
 
28 January 2010 @ 09:33 pm
Reconciliándome con el género humano...  
Hoy me he reconciliado con el género humano. Al menos con un puñadito de humanos, que me han vuelto a mostrar que aún hay esperanza, aunque sea pequeña.



Esta mañana, a las mil y monas de la madrugá, cuando suelo pararme unos minutos a tomar mi primer café del dia antes de pillar mi tren hacia el curro, vi una imagen impactante en la televisión del bar, por lo menos para mi, que tiemblo cada vez que algo malo le sucede a un animal... Un perrito, empapado, aterido, aterrorizado, encaramado precariamente sobre un témpano de hielo que se deslizaba por una imponente masa de agua. A su alrededor, más bloques de hielo. Y de pronto, una lancha con varios tíos, que acude al rescate. Os aseguro que el corazón me hizo un extraño de alivio y alegría. Porque no es muy común ver a un grupo de personas arriesgarse para sacar de un peligro a un animalito perdido. Éste lo era y aquéllos tíos me dejaron un cuerpo estupendo para el resto del día.

Después he sabido más detalles. El perrito debió aventurarse por un río -parece ser que el Vístula- y el hielo se le resquebrajó cuando estaba ya demasiado lejos o él demasiado asustado para intentar el regreso. Unos bomberos le vieron e intentaron rescatarle pero les fue imposible. El caso es que la corriente le arrastró más de cien kilómetros y terminó en el mar Báltico, donde unos marinos polacos le avistaron. Sin saber muy bien qué era, decidieron acercarse con una lancha y al comprobar que se trataba de un perro, emprendieron el rescate sin pensárselo dos veces. El animal estaba tan asustado que se dejó hacer sin rechistar. Enseguida le envolvieron en mantas térmicas y le llevaron hasta el barco, donde le cuidaron y cuando se repuso un poco del frío y el susto pasado, le dieron de beber y le alimentaron. Y de paso le bautizaron con el nombre de "Szczeslliwy", que en polaco significa "Afortunado". ¡Si que lo fue!

El Afortunado


Un merecido sueño reparador


Para que se sepa bien, el barco se llama "Báltica" y algunos de los marinos, Jan Joachim o el maquinista Adam Buczynski, que fue el que agarró al perrino y le pasó a la lancha. Es que merece nombrarse a estos "rescatadores" bienhechores que salvaron de la muerte a este pobre animalito.

Joachim, oficial del barco, lo relató así: "mi tripulación vio algo moverse en el agua e inmediatamente decidimos acercarnos para ver si era un perro o tal vez una foca. Cuando nos acercamos al hielo vimos que era un perro intentando no caerse al agua. Estábamos en el lugar correcto en el momento correcto".

Efectivamente lo estaban, pues el anochecer estaba ya cerca y el perrito seguramente no habría sobrevivido a la noche y menos de haber caído a aquellas aguas heladas. Como se dice en la noticia que cuentan en este link que os pongo, http://www.youtube.com/watch?v=cNxAzZ2wiIk, durante estas noches se están alcanzando temperaturas en Polonia de más de treinta grados bajo cero.

El cariño que casi todo lo cura...


El caso es que me encanta ver al perrito en buena forma y salvado. Ahora están intentando localizar a su dueño. Sólo espero que tenga tanto corazón como este grupo de marinos polacos. ¡Viva la madre de todos ellos! Hoy tengo que poner muchas sonrisas enormes... ¡Todas éstas!

:DDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD
 
 
Me siento...: bouncyNo "cabo" en mi de gossooo
Estoy escuchando...: El partido del Getafe contra el Mallorca, uinsss
 
 
 
maria_de_la_o: painmaria_de_la_o on January 29th, 2010 11:16 pm (UTC)
Hoy he sabido algo más de la odisea de este pequeño: el pobrecín se paso ¡¡¡cuatro días a la deriva!!! ¿Cómo pudo, sin comer ni beber? ¡¡Y qué terror debió pasar!! Cada vez me alegro más del sentido de la oportunidad y la bondad de sus salvadores. Díos mío...

He leído hoy que el perrete jugaba en las orillas del Vístula el fin de semana, en la ciudad de Turonia. Allí estaba saltando tan contento, hasta que se internó más en el río. Y en algún momento le debió ser imposible regresar. Los bomberos le vieron e intentaron salvarle, pero no hubo forma. Y así comenzó su terrible travesía hasta dar con los muchachos del Báltica -que por cierto, son un grupito de científicos que pasaban por allí... uffff-.

Un abrazote con achuchón perruno para este peque, que se lo merece todavía más que ayer... <3
marvin_leemarvin_lee on January 30th, 2010 04:04 pm (UTC)
Como siempre te he dicho, no creo en la humanidad, creo en las personas. Somos capaces de lo peor y de lo mejor. Por fortuna hay buena gente en el mundo, por eso mismo no nos hemos ido a tomar por el saco... gracias a las buenas personas.

Me ha gustado este post, y me gustan los animales (sobre todo los perros). El animalito les estará agradecido para toda la vida. Ellos no olvidan nunca.

maria_de_la_omaria_de_la_o on January 30th, 2010 06:44 pm (UTC)
Si es que tienes razón, ya lo se. Pero me da tanta rabia que, ya te digo, me rebelo. En mi siguiente post, cuando tengas un rato pa leerlo, te darás cuenta de que se sigue confirmando lo que dices. Que las personas por separado si pero en conjunto na de na. Pero me sigo negando. Es que soy tan cabezona y me da tanta rabia que al conjunto de esta sociedad no se le caiga el alma a los pies, que no me conformo.

Me alegro que te haya gustado el post. A mi me emocionó mucho esta noticia, en apariencia pequeña. Y yo también tengo una conexión especial con los animalillos. La mayoría de las veces son mejores que nosotros. Y claro que lo agradecerá, sólo hay que ver esos ojitos y por supuesto no olvidará. Ellos nunca olvidan una bondad… Lo cual no puede decirse de la mayoría de humanos deshumanizados... Ainss…
marvin_leemarvin_lee on January 30th, 2010 07:48 pm (UTC)
Pues deja de rebelarte, que no tememos arreeeegloooooo. Solamente nos salvamos gracias a una especie de absurdo e inexplicable equilibrio. La humanidad es basura.

La noticia puede parecer pequeña, pero su espíritu es grande. Esos tipos que se jugaron el pellejo por salvar a un perro tienen todos mis respetos, hincando la rodilla en el suelo. Cierto, el can no olvida la bondad. Los humanos solemos hacerlo.